domingo, 21 de febrero de 2010

El director de Banda de Música más joven de España


El repórter tenía noticia de que existían en el mundo - sobre todo en el nuevo mundo, país de lo maravilloso- niños prodigio en todas las actividades, "recordmans" de todas las aptitudes, certeros tiradores de rifle, formidables patinadores sobre hielo y ementos virtuosísimos violinistas, asombrosos matemáticos, elevados poetas, profundos escritores, perfectos conductores de autos, ingeniosos mecánicos etc.etcétera. No obstante, nunca hasta hace unos días había podido comprobar, "de visu", la existencia de esos portentos de adelanto infantil, de temprano desarrollo mental.

Ello ha sido que, con ocasión de un viaje al detenerse en el simpático pueblecito de la ribera aragonesa del río Varón, del Ebro famoso, hallándose ante un prodigio.Transcurrían unas fiestas comarcales de Quinto de Ebro - las fiestas primaverales de las Vírgenes de Bonastre y Matamala- En la plaza mayor del pueblo, sobre un improvisado tabladillo de maderos y tablones actuaba la Banda Municipal de Musica.

- Fíjese usted que maestro de música más joven tenemos en este pueblo - advirtió un amigo del repórter.

En efecto frente a los músicos con gorra de plato color caki, un muchachote tostado y robusto - a pesar de su apariencia fornida, apenas un niño - dirigía, batuta en mano el semicírculo de ejecutantes.

Con grave gesto y serio semblante muy poseído de su responsabilidad y de su papel, aquel muchacho, aquél niño hombre, llevaba con los rápidos compases de su ligera batuta, todo el peso de la interpretación de un pasodoble brioso y pegajoso que no podíamos identificar como conocido por nuestro oído. Preguntamos:

-¿Esto que tocan?
- Bah! Es una cosa que se ha hecho el mismo maestro … no esta del todo mal ¿verdad?
….

Por la noche después de la cena, en la amplia y limpísima cocina de la cas de nuestro huesped recibimos tras mandarlo llamar, la vista del maestro de la Banda de Música del Ayuntamiento de Quinto de Ebro.

Una presentación unos saludos y el muchacho, perdida cierta cortedad propia de sus pocos años, comenzó a explicarnos y a contestar a nuestras preguntas.

- Usted es el director de la Banda de Música de este pueblo ¡no?
- Si señor desde hace unos meses.

- ¿Qué edad tiene usted?
- Quince añosç

- ¿Dónde aprendió la música?
- Aquí, en Quinto. Tuve un profesor que se llamaba don Antonio Lecha. Con él aprendí el solfeo y el piano

- ¿No ha estudiado en otra parte?
- No señor, no me he movido nunca del pueblo.

- Su padre de usted es músico?
- ¡Ca! Sastre

- Ha estudiado usted, de seguro, armonía y composición, pues me han dicho que un pasodoble que les oí interpretar, en la plaza, era obra suya.
- ¡ Ah! El pequeño compositor ruboriza hasta las orejas- No merece la pena. Es mi "primera" cosa. No vale nada. Lo hice por probar …

- Basta - le ayudamos- no se disculpe usted con tanta modestia. El pasodoble que hemos oído esta bien ¿como lo titularía usted? Nuestro maestro vuelve a enrojecer. Con esfuerzo contesta a la pregunta.
- Lo titulo "¡Hola Manolo!" esta dedicado a un amigo mio que se llama Manuel

- Y ¿Cuáles son sus proyectos y aspiraciones para el porvenir?
- Cuando tenga más años marcharme a Zaragoza, Barcelona, Madrid y estudiar de firme. Para poder hacer algo que me falta, el paso por el conservatorio, por una buena Escuela de Música. Por lo pronto seguiré un par de años en Quinto, siendo, si me dejan serlo, maestro de la Banda Municipal.

- Una pregunta más Julián, ¿a que edad empezó usted a estudiar música?
- A los 11 años.

- ¿Y en tan poco tiempo aprendió usted tanto?
- Si señor…digo no señor - y el músico niño esta a punto de morir de sofoco.

- Óigame. Le he visto alternar en la dirección de su banda con la interpretación de varios instrumentos musicales ¿Cuáles domina usted?
- Principalmente el piano. Bueno principalmente la dirección. También toco el bombardino y el clarinete y se afinar el piano y rascar un poco el violín.

- ¡Caracoles!
- No se si ya le he dicho, a usted, que es un "hacha" - exclama, dirigiéndose a mi, el amigo de por la tarde en la plaza.

- Muy bien Julian. Usted llegará - como dicen los clásicos- ¡ Aunque no le empujen!

Julian Bayod Pérez, de 15 años de edad, hijo de sastre, vecino natural de Quinto de Ebro, maestro de la Banda Municipal de Música se despide de nosotros.
.. y marcha rojo, rojo de satisfacción y vergüenza.


Arturo P. FORISCOT
Publicado en el Día de Cuenca el miércoles 11 de junio de 1930

4 comentarios:

  1. Me gustaría saber que fué de este Julian Bayod Pérez ¿alguien sabe algo más de él? Saludos desde Venezuela.

    marcos

    ResponderEliminar
  2. Parece ser que Julian emigro a México pero murio atropellado y dedico su vida a la música. A su familia les dicen desde entonces los batutas

    ResponderEliminar
  3. Hola!!
    Soy director de banda desde hace un año y tengo 23 años. Me creia que lo mio era despuntar, pero ya veo que no soy el más joven, jejeje.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. qué historia más bonita.

    yo empecé con 7 años en en mundo de la música.

    Hoy con 29 años , soy director musical.

    LA MÚSICA PARA MÍ, ES MÍ VIDA.

    Un abrazo

    ResponderEliminar