domingo, 14 de julio de 2013

Intervención realizada en ataudes y momias en ”El Piquete”


En la excavación, llevada a cabo sobre el nivel superficial del suelo de la nave de la iglesia situada en “El Piquete” de Quinto de Ebro, se empezó a descubrir el último estrato de enterramientos practicados antes de la prohibición promulgada en la Constitución de 1812, correspondiente cronológicamente al último tercio del siglo XVIII y primer cuarto del siglo XIX.

Entre estos enterramientos había un grupo de pequeñas cajas policromadas que contenían momias de niños con edades comprendidas entre los pocos meses y adolescentes de 12 o 13 años. Estas cajas, en madera de pino, generalmente con tapa de forma tronco-piramidal, conservaban la policromía (los colores más abundantes son el blanco, el verde claro, el azul cian, el rojo, rosa y el negro) en un estado de conservación aceptable, excepto la franja en contacto directo con la tierra, donde la humedad había provocado el ablandamiento de la madera, la aparición de hongos y la degradación del aglutinante del color (cola animal) con la consiguiente disgregación del mismo.


Se realizó un tratamiento de urgencia sobre las cajas a la espera de una restauración completa. La segunda parte del trabajo consistió en un tratamiento mínimo sobre las momias, de modo que pudieran ser almacenadas en buenas condiciones para un futuro y deseable trabajo de investigación antropológico y etnológico, ya que en muchas de ellas, los trajes, hábitos, zapatos, sombreros, tocados e incluso bulas, aparecieron en buenas condiciones.


Recogido del Blog de Albarium

jueves, 3 de enero de 2013

Triste mirada

El reloj de la torre marca las 12 de una noche fría cercana al final de este 2012 que ya se ha ido. En el cajero de IberCaja hay un indigente que intenta conciliar el sueño y protegerse del frio y de la intensa niebla que esta cada vez más cerrada.
En la Plaza Vieja un grupo de niños de edades en torno a los 15 años juegan y charlan animadamente. La puerta se ha hinchado con la humedad y me cuesta abrirla, por fin en casa tras una intensa jornada con los abuelos en Zaragoza, abro las contraventanas me gusta ver la perspectiva de la calle que se pierde entre la niebla.

sábado, 1 de diciembre de 2012

Sobre el apellido Quinto y De Quinto

Las distintas versiones que sobre el origen de este apellido acogen algunos autores, y la variedad de las casas solares que, según otros, tuvo en diversas regiones de España, no facilitan el esclarecimiento su verdadera procedencia, ni descubren si todas las familias así apellidadas vienen de un mismo solar y tronco.

Algunos sostienen que todas las familias Quinto proceden de la patricia italiana del mismo apellido, cuyos individuos se establecieron en España durante la dominación de los romanos en la Península Ibérica, versión que por los lejanos y oscuros tiempos a que se remonta, abre a la duda muy ancho camino.

Otra se inclina a creer que el apellido «Quint», de Mallorca y Cataluña, es el mismo que Quinto, con la terminación modificada por las ramas que en aquellas regiones radicaron. Tal vez exista algún fundamento para esa creencia, pero no habiendo logrado descubrirlo en el curso de nuestras investigaciones, optamos por esquivar dicha identificación, dedicando a Quint y a Quinto informaciones independientes. En este lugar recogemos las noticias que corresponden a Quinto.

Una tercera versión sobre el origen de esta familia considera que desciende de los Señores de la villa de Quinto, cuyo nombre tomó por apellido, y es, sin duda, la más acertada. La villa de Quinto de Ebro pertenece a Zaragoza, y en esta capital moró, desde tiempos muy antiguos, una importante rama de Quinto, con línea en la ciudad de Caspe, provincia de Zaragoza. A esta familia, cuyos individuos eran infanzones de Aragón, pertenecieron el palacio de Chacón (Caspe) y el de Pastriz, que ostentaban en sus fachadas y en algunos cuadros de sus habitaciones, un escudo de armas que, entre otras piezas, contenía los palos de Aragón, elocuentes detalles, todos los indicados, del origen netamente aragonés de esa casa. 

domingo, 21 de octubre de 2012

Fernando el Católico: La escuela de mi infancia

Según los datos obtenidos de la página de internet que actualmente tiene la escuela, la construcción del edificio data de los años 1947-48 y todavía la parte externa se conserva prácticamente igual en la actualidad que cuando yo me escolaricé hace unos 60 años. Se construyó por REGIONES DEVASTADAS. Supongo que al mismo tiempo que las viviendas que fueron construidas en la plaza por este organismo que reconstruía algunos de los pueblos devastados por la guerra civil.

El edificio tiene dos plantas. Cuatro clases arriba y cuatro abajo, muy espaciosas y bien iluminadas por grandes ventanales. Los chicos estaban abajo y las niñas en la planta de arriba. Con un patio de recreo muy espacioso que rodea el edificio y cuyo uso en aquellos años estaba delimitado. Las niñas jugábamos en la parte de delante, y los niños en la de atrás. Estaba terminantemente prohibido salirse de los límites destinados para cada sexo.

Recuerdo que una vez ya al final de mis años de escuela con la rebeldía de la adolescencia, me atreví a traspasar los límites entrando a la parte de los niños. Me engancharon los profesores llamándome la atención. Yo les debí de contestar con "descaro" porque me costo bajar a pedir perdón, obligada por mi profesora, cosa por la que tuve que sufrir durante una buena temporada las risitas de los niños que este incidente provocó.

lunes, 3 de septiembre de 2012

Recuerdos de la Guerra de un vecino de Pina

Las clases estaban muy radicalizadas. Las clases ilustradas; médicos, veterinarios, farmacéuticos, jueces, notarios, registradores, alcaides y maestros, tenían sus tertulias en casas particulares o en puntos donde alguno de ellos estaba cumpliendo alguna misión; la farmacia, la centralita de teléfonos, la plaza tras las misas. etc. Mientras que los propietarios y labradores, menos cultos que ellos, se reunían en el Casino o en la Agrícola (Centro de clase media) donde hacían sus tertulias y echaban sus partidas de cartas.

Las clases  modestas tenían el Centro Obrero, donde pasaban las tardes y festivos bebiendo en porrón y jugando la partida de Mus o Guiñote. En estos sitios, había que guardar las formas que imponía su reglamento y la Junta de Gobierno hacía cumplir. Luego estaban las Tabernas, donde los dueños eran menos severos con su clientela subiéndose el ánimo de los mozos a medida que iban ingiriendo vino.

lunes, 27 de agosto de 2012

75 aniversario de la Batalla de Quinto en la guerra civil española


-         La contraofensiva republicana en la guerra civil obtuvo su primera victoria a finales de agosto de 1937 en la Batalla de Quinto, al mando del General Walter y con una participación decisiva de las Brigadas Internacionales.

-         Con este motivo se ha programado una exposición fotográfica, el pase de una película de Cartier Bressons, rodada en Quinto en 1937, y la visita a las trincheras y fortificaciones donde se libró la batalla de Quinto

Quinto 27 de agosto de 2012. Hoy hace exactamente 75 años que las tropas republicanas conquistaban, el 27 de agosto, las posiciones fortificadas de Quinto en su intento de avanzar hacia Zaragoza. El enfrentamiento provoco más de 800 muertos en los tres días que duro el enfrentamiento y la práctica totalidad de la población civil fue evacuada.

“Es la primera vez el pueblo de Quinto aborda de forma abierta unos hechos que cambiaron de forma dramática su historia. En los años 30 Quinto contaba con una fábrica de cemento, otra de regaliz siendo el motor de la comarca. La guerra lo destruyo todo y hoy 75 años después queremos acercarnos a nuestra historia” comenta Miguel Pérez Subías organizador de los actos.

miércoles, 22 de agosto de 2012

Manuel Rotellar Mata, historiador, crítico de cine y el primer director de la Filmoteca de Zaragoza

Avilio y Luisa me narraron parte de la historia familiar: la madre de Avilio, Elisa Mata Cambra, casada con Avilio Tofé, pertenecía a una familia de ocho hermanos, una de cuyas chicas, Carmen Mata Cambra, natural de Zaragoza, se casó con Manuel Rotellar, vecino de Quinto de Ebro. Tuvieron cuatro hijos: Pilar, la mayor, Rosa, Manuel y Carmen, todos nacidos en Zaragoza. La familia se trasladó en 1926 a Quinto, donde el padre ejerció de alcalde durante la República y también se hizo cargo de uno de los hornos del pueblo y de la panadería.

Pilar, la más fuerte de todos los hermanos, se casó con Manuel Costa, un chico de allí, también republicano, y quedó embarazada de su hija, Manolita. Avilio y su hermana Araceli iban a pasar los veranos al pueblo de sus tíos desde muy pequeños, y el resto de la familia -más de treinta en total acudía al completo cuando se hacía la matacía, pues los Rotellar Mata sacrificaban al menos dos cerdos en cada ocasión. Avilio era seis años menor que su primo, Manuel Rotellar, y cuando veraneaba en aquella casa de varias plantas de la familia del alcalde, se pasaba las horas muertas leyendo los tebeos y las novelas que Manolo coleccionaba por entregas.